La empresas afiliadas a Probogotá, en cabeza de Juan Carlos Pinzón, emitieron un comunicado en el que afirman que están dispuestoas a pagar más impuestos con el fin de apoyar la recuperación económica del país.

“Debemos todos hacer esfuerzos que ayuden a solventar esta situación y en ningún caso acciones que agraven las posibilidades de recuperación que necesitamos los colombianos”, asegura la comunicación.

Es por esto que apoyan “la adopción de normas tributarias para aportar al gasto público social con el propósito de que los colombianos de menores ingresos tengan acceso al conjunto de los bienes y servicios”.

“La institucionalidad democrática vigente es legítima por surgir de la voluntad ciudadana y amplísimas concertaciones, por lo anterior, invitamos al Congreso de la República y al Gobierno Nacional, a que expidan con sentido de urgencia una reforma tributaria, en la que desde ya expresamos nuestra disposición de hacer mayores contribuciones”, indican.

En el comunicado manifiestan que son los ciudadanos los que han construido lo que son como empresas y que eso invalida la violencia y destrucción. Aseguraron que este tipo de medidas solo generan mayor pobreza, en especial, para las personas con menores ingresos.

“El trabajo de la ciudadanía ha construido lo que somos y lo que queremos ser como nación, por ello la violencia y la destrucción invalidan cualquier bandera. Los bloqueos empobrecen, truncan los objetivos compartidos, violan libertades, derechos fundamentales y colectivos de todos los colombianos, especialmente de los de menores ingresos”, agregan.

Por último, dicen que las autoridades y la fuerza pública, en el marco constitucional están en el deber de garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales de quienes se manifiestan y de quienes no, “respaldamos y acompañamos su actuar, que es una función esencial en toda democracia”.

Enel, Amarilo, Alquería, Homecenter, Bancolombia, Rappi, Tigo, Valorem, Compensar y Odinsa son algunas de las compañías que pertenecen a Probogotá.